lunes, 13 de junio de 2011

PUEBLO CON LAGUNA



Este Poemario de Hugo A. Passerini, tiene fecha de catalogación 1 de noviembre de 2007, ISBN 987-978-24026-0-0-

En adhesión al "Mes de las Letras" este libro reúne en sus 90 páginas los 21 poemas premiados en el Certámen Literario anual del Honorable Concejo Deliberante de Chascomús, hasta el año 2000.-

El autor dedica este poemario: A mi esposa. A mis hijos.

La versión sonora estuvo a cargo del actor vocacional Julio Hernández y Norma Olivera y fue grabada en los estudios del profesor Santiago Jerez.

Los títulos de las poesías son:

Alguien tocó a mi puerta

Altos muros

Angustias y fundamentos

Aquí y ahora

Armonía constante

Bajo lluvias

El juego del amor

Forma y esencia

Hay cosas que aún pretendo

Libertad condicional

Memoria Blanca

Mi mano soltó tu mano

No seas astronauta

Para preservarte

Pueblo con laguna

Plumas en mis dedos

Sueños he tenido

Sueños insepultos

Tu crepúsculo

Tiempo final

Tus pálidas orillas

El texto del poema que da nombre a la obra es el siguiente:

Si me preguntan. Diré que soy

de un pueblo con laguna.

Imagino la escena:

Un sitio con charla y con bebida

A incierta hora, en incierta esquina.
Será otro idioma, otra la trama de esas voces

Y otras las palabras

que el decoro de mi boca desconoce.

Será después del vino y la cerveza,

-ya crucificado el día-

que alguien querrá saber de dónde vengo.

Yo miraré esos rostros de improviso tan extraños

Y diré: vengo de un pueblo con laguna.

Y ellos, sorprendidos, repetirán: ¿ Laguna?

Y les hablaré entonces, de una pampa,

de agua brava o agua mansa

entre totoras y juncos.

De agua que a veces corre y a veces se estanca,

de peces y de aves, y de una luna que también a veces

entre redes furtivas, se lía y engancha.

Les diré de mi gente, les diré de sus casas,

y oirán que en mi pueblo verdes son las calles

y verdes son las plazas,

y el otoño es tibio y el invierno es pausa,

Y el verano es rojo y la primavera

es trébol y alfalfa, y también es lila,

y también es verde y también naranja.

y donde quieras mires, mirarás tu casa.

Y ellos, arrobados de cerveza y vino,

a esa incierta hora de la madrugada

-ya crucificada la noche, ya envainada la espada-

ya sepultado el íntimo sueño

-esa procaz mentira, esa fatalidad tan vana-

me dirán: Tú que tienes el albur y la fortuna

de ser y de venir de un pueblo con laguna.

¿ Por qué no te regresas?

Y yo contestaré, en ese mismo idioma que es de otros.

¡ Chascomús se llama ese pueblo!

¡ Chascomús se llama mi laguna!

Y habrá silencio en ese idioma impropio,

Y habrá pesar en mi ausencia,

y habrá rumor de pasos,

y habrá, por fin, huida.